Alteraciones de la conciencia, síntomas y causas

Las alteraciones de la conciencia interfieren en el estado de vigilia, yendo desde la confusión leve hasta la pérdida total de la conciencia.

Una persona está consciente cuando está despierta y con adecuada comprensión de sí misma y de su relación con el medio que le rodea. Por lo tanto, al hacer referencia a la conciencia es necesario tomar en cuenta los dos procesos que la conforman: la vigilia o fenómeno de despertar y su contenido. Cuando estas dimensiones se ven afectadas en alguna forma, es posible hablar de alteraciones de la conciencia (Grille, 2013).

Contenidos relacionados:

¿Qué son las alteraciones de la conciencia?

El término alteraciones de conciencia es empleado para explicar la situación de una persona en relación con su capacidad para interactuar con el entorno y comprender la realidad. Cuando la conciencia ve afectada puede provocar la perdida de funciones motoras conscientes e inconscientes (Padilla, et.al 2018). Al referirse a estas condiciones es necesario precisar si se presenta una alteración de nivel o de una alteración de contenido.

  • Alteración de nivel de vigilia: alude al grado de vigilancia que la persona presenta, o bien, que tan despierta está. Cuando la vigilia se ve afectada, el sujeto puede estar: obnubilado, estuporoso, o en coma en sus distintos grados.
  • Alteración del contenido: implica un problema para interactuar con el entorno y comprender la realidad, por lo que el sujeto está confuso. Esto implica desorientación temporo-espacial y dificultad para mantener la atención. Este estado puede implicar ideación delirante o no.

(Castro, 2008) (Grille, 2013).

La relación entre estos dos componentes sigue un orden jerárquico, pero no recíproco. Esto significa que el contenido de la conciencia no puede darse sin estado de vigilia, aunque éste último si puede presentarse en ausencia de contenido. Un ejemplo de ello es el estado vegetativo (Grille, 2013).

Alteraciones profundas de la conciencia

Existen diferentes estados anómalos de alteración de la conciencia con diferentes grados de severidad. Muchos de ellos no poseen uniformidad en su denominación o no son reconocidos de manera formal.

  • Coma: Se caracteriza por la ausencia total de vigilia y contenido de conciencia en forma persistente durante por lo menos una hora. Representa el estadio más grave de la falla cerebral o falla neurológica. Este es un estado transicional, que puede evolucionar a la mejoría de la conciencia o hacia un estado vegetativo, un estado de mínima conciencia, o bien, la muerte cerebral.
  • Estado vegetativo: Se caracteriza por la preservación del estado de conciencia asociado a una pérdida completa del contenido de conciencia posterior a un estado de coma. Por lo general, las funciones cardio-respiratorias y la funcionalidad de los pares craneales están intactas. Los pacientes en estado vegetativo abren sus ojos espontáneamente, pero no son capaces de fijar la mirada, seguir visualmente las personas u objetos móviles, ni cumplir órdenes. En la minoría de los casos pueden evolucionar favorablemente y recuperar el contenido de la consciencia o permanecer sin cambios. Lo que se conoce como estado vegetativo persistente.
  • Estado de mínima conciencia: Son aquellas alteraciones globales de la conciencia con elementos de vigilia que se distinguen del estado vegetativo en que presentan evidencia intermitente de conciencia de sí mismo o del ambiente.
  • Síndrome confusional: Se describe como un estado de incapacidad aguda para mantener la atención en la que es muy fácil distraerse. Esta situación imposibilita la correcta interacción con las demás personas y su entorno. Se caracteriza por la incapacidad de seleccionar un estímulo específico, discurso carente de sentido y lógica, irritabilidad y recuerdos distorsionados. En algunos casos, estas señales se acompañan de agitación y delirios.

(Grille, 2013) (Padilla, et.al 2018).

Alteraciones moderadas de la conciencia

Existen alteraciones de la conciencia que implican una variación o supresión moderada o leve de las facultades de vigilia y atención. Su manifestación es más común que la de otros trastornos más severos; no obstante, su presencia puede ser la señal de una afección grave o el síntoma de un trastorno más complejo de lo aparente. Por esta razón, no deben ser subestimados cuando se presenten.

  • Obnubilación: Es una alteración de la vigilia caracterizada por que la atención se centra en un solo punto fijo, manifestando dificultad para cambiar de estímulo.
  • Estupor: Hay una reducción o pérdida de la capacidad para responder a órdenes verbales, conservando una reacción adecuada a los estímulos dolorosos, así como la capacidad para discriminar el punto doloroso.
  • Somnolencia: Se caracteriza por un estado de tendencia al sueño, conservando una respuesta adecuada a órdenes verbales, simples y complejas, así como los estímulos dolorosos. Existe una disminución de la comprensión, la coherencia y la capacidad de razonar.

(Padilla, et.al 2018).

Sueño profundo

El sueño está regulado por el sistema nervioso central a través de sistemas de activación e inhibición neuronal.  Aunque es un proceso fisiológico normal, este puede ser considerado la alteración de la conciencia más familiar y cotidiana. Existen evidencias de que las regiones del cerebro activas durante la vigilia pierden su capacidad de comunicarse efectivamente durante el sueño profundo, causando que la conciencia se desvanezca en esta fase (Universidad de Wisconsin-Madison, 2005).

Coma inducido

También conocido como coma iatrogénico, este es un estado similar al coma. Éste es producido por la administración de fármacos o sustancias que reducen el metabolismo y flujo cerebral, favoreciendo la pérdida de las funciones del tallo cerebral, y como consecuencia, desvaneciendo la conciencia (Padilla, et.al 2018).

Principales causas de las alteraciones de la conciencia

Aunque la ubicación biológica exacta de la conciencia, así como las estructuras involucradas en cada una de sus funciones, son aún conocimientos en construcción, se han identificado una gran cantidad de componentes en el sistema nervioso central que están relacionadas con este fenómeno. Por lo tanto, es posible afirmar que cualquier proceso que afecte en forma significativa los hemisferios cerebrales o las estructuras subcorticales, puede conducir a algún tipo de alteración de la conciencia (Grille, 2013).

Entre las causas más frecuentes se encuentran:

  • Trauma encefalocraneano -lesiones físicas sobre el tejido cerebral-.
  • Ataque cerebrovascular -detención del flujo de sangre a una parte del cerebro-.
  • Encefalopatía anoxo-isquémica -desequilibrio entre la disminución del aporte de oxígeno y del flujo sanguíneo cerebral-.
  • Sobredosis de drogas.
  • Tumores encefálicos.
  • Infecciones del sistema nervioso central.
  • Disturbios electrolíticos -aumento o disminución del contenido de agua o electrolitos en el cuerpo-.
  • Neoplasias -masas anormales de tejido-.
  • Abuso de sustancias.

(Grille, 2013).

Importancia del estudio de las alteraciones de la conciencia

Las alteraciones de la conciencia en sus distintos niveles, constituyen una demanda de atención médica muy común. Por lo tanto, su manifestación y origen es un conocimiento muy valioso que no debe ser subestimado. Por otro lado, estos fenómenos son una puerta de acceso a una dimensión que, a pesar de haber sido objeto de estudio durante miles de años, aún se encuentra envuelta en sombras: la conciencia. De esta forma, al investigar los fenómenos que la distorsionan, es posible conocer más a fondo los procesos que están detrás de esta entidad; y con ello, conocer un poco más de un tema tan complejo como lo es la realidad psíquica humana.

Referencias:

  • Castro, P. de. (2008). Paciente con alteración de conciencia en urgencias. Anales del Sistema Sanitario de Navarra, volumen (31) número (1), pp. 87-97. Recuperado de: scielo.isciii.es
  • Grille, P. (2013) Alteraciones del estado de conciencia en la sala de emergencia. Arch Med Interna, volumen (35) número (3) pp. 85-92. Recuperado de: scielo.edu.uy
  • Padilla, H., Ramos, Y., Manjarrez, J., Pereira, J., Pájaro, R., Andrade, A., Corrales, H., Moscote, L. (2018) Coma y alteraciones del estado de conciencia: revisión y enfoque para el médico de urgencias. Revista Chilena de Neurocirugía, volumen (44) pp. 89-97. Recuperado de: doi.org
  • Universidad de Wisconsin-Madison (2005). Deep Sleep Short-circuits Brain’s Grid Of Connectivity. ScienceDaily. Recuperado de: www.sciencedaily.com
R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.