Por qué se celebra el orgullo LGTBI

Abusos históricos, delitos de odio, terapias de conversión, e incluso penas de cárcel y de muerte por ser gay o lesbiana. Te aclaramos por qué se celebra el orgullo LGTBI.

La diversidad sexual en nuestra sociedad, pese a estar relativamente aceptada, sigue siendo objeto de discriminación, delitos de odio y estigmatización. Tanto es así, que el suicidio está detrás del 24% de las muertes de jóvenes LGTBI (Infosalus, 2019). En este artículo, vamos a repasar el origen y motivo de la conmemoración del orgullo LGTBI; aclarando por qué se celebra y por qué es tan importante la celebración del orgullo LGTBI en la actualidad.

Contenidos relacionados:

La LGTBIfobia

Aunque las sociedades han evolucionado, la lesbofobia, la homofobia, la bifobia o la transfobia, forman parte de nuestra cultura, que aún mantiene raíces profundas de rechazo hacia la diversidad sexual. Esta LGTBIfobia está institucionalizada, es decir, proviene de determinados gobiernos, partidos políticos y estados; que se declaran contrarios a cualquier orientación sexual diferente de la heterosexual; considerándola ‘antinatural’, ‘impura’ o directamente ‘ilegal’, con base en pretextos de origen moral o religioso.

Muchas de las personas LGTBI -especialmente las y los jóvenes- internalizan estos discursos de odio, sufriendo autorrechazo y conflictos psicológicos muy profundos sobre su orientación sexual -ya que se les ha hecho creer que no son normales-. Más allá del ámbito social, muchos jóvenes LGTBI son expulsados del seno familiar, tras desvelar su orientación sexual -después de ‘salir del armario’-.

Violencia social e institucional

Respecto a la violencia social e institucional hacia el colectivo LGTBI; en 2020 ser gay o lesbiana es ilegal en 70 países del mundo (ILGA, 2019). Más allá de las condenas de 10 años de prisión, e incluso de cadena perpetua que imponen estos países; ser gay o lesbiana es castigado con la pena de muerte en 12 países; Mauritania, Sudán, Somalia, Nigeria, Arabia Saudí, Afganistán, Brunei, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Pakistán y Yemén (ILGA, 2019).

Aunque lo anterior constituye un motivo más que suficiente para que las marchas del orgullo LGTBI llenen las calles de todo el mundo; además de la pena capital y cadena perpetua, en 32 países impulsan medidas para limitar la libertad de expresión -promoción de la homosexualidad o de las relaciones sexuales ‘no tradicionales’-. En 41 naciones se dificulta explícitamente la organización de asociaciones LGTBI (ILGA, 2019). De esta forma, se pretende limitar la diversidad y mantener a las personas LGTBI aisladas, de manera que no puedan organizarse para velar por el cumplimiento de sus derechos humanos.

Aunque en Chechenia se mantienen las torturas y persecuciones hacia gays y lesbianas, en occidente tenemos países como Brasil o el gigante Estados Unidos, que afirman defender a la familia tradicional y se posicionan en contra de lo que tildan peyorativamente como -ideología de género-, señalando y reduciendo a las personas LGTBI, como el producto de una ‘forma de vivir y pensar errática o antinatural’.

Por qué se celebra el orgullo LGTBI

La conmemoración del Día del Orgullo LGTBI -antiguamente orgullo gay- tiene su origen en el 28 de junio de 1969, circunscrito a los disturbios de Stonewall. En aquella época, las relaciones homosexuales entre adultos estaban penadas en Estados Unidos -eran considerabas un ‘crimen’-, de forma que la policía detenía constantemente a personas LGTBI por su orientación o identidad sexual, incluso pudiéndoles encerrar de por vida, sometiéndoles a castración, terapia de electrochoque, e incluso lobotomías para intentar ‘curar su desviación sexual’ (Carter, 2004).

La madrugada del 28 de junio, la policía llevo a cabo una redada en el bar Stonewall Inn en Nueva York -frecuentado por personas LGTBI- y arrestó a muchas de ellas por no llevar prendas coincidentes con su género. A diferencia de las ocasiones anteriores, la clientela del bar, minada por la brutal represión y violencia que sufrían las personas LGTBI, plantó cara a la policía, tratando de impedir el hostigamiento y las detenciones. Aunque la policía regresó al bar la noche siguiente, se encontró con muchas más personas que el día anterior, por lo que fue imposible detener a nadie. La clientela del bar llegó a reducir a la policía, logrando así impedir nuevas detenciones; acto simbólico que se convirtió en el catalizador del posterior orgullo LGTBI.

Aquel acto de resistencia a la policía, por parte del colectivo LGTBI, hizo que la clientela de Stonewall abandonara el bar e iniciara una marcha por toda la ciudad hasta el Independence Hall. Los siguientes años, cada 28 de junio se congregaron personas de cientos de países para emprender sus propias marchas. Este hecho motivó que las personas LGTBI salieran a la calle a reivindicar la igualdad de trato y el fin del hostigamiento; desembocando en lo que hoy conocemos como orgullo LGTBI.

Derechos de la comunidad LGTBI

Según refieren Mejía e Iglesia en su artículo (2010) fue en el 1994 cuando la ONU se pronunció por primera vez sobre los derechos del colectivo LGTBI. Las leyes que tipificaron la violación de los derechos humanos de las personas LGTBI quedaron recogidas en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

A continuación, se citan algunos de los derechos LGTBI, recogidos por Amnistía Internacional y Human Rights Watch:

  • Art 1. Declaración Universal de Derechos Humanos: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.
  • Art 2. Declaración Universal de Derechos Humanos: Toda persona tiene los derechos y las libertades proclamados en esta Declaración.
  • Toda persona tiene derecho a gozar de la protección prevista en el derecho internacional de los derechos humanos basado en la igualdad y la no discriminación.
  • Derogar las leyes tipifican como delito las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo.
  • Reconocimiento gubernamental de las relaciones entre personas del mismo sexo (matrimonio)
  • Permitir la adopción homoparental.
  • Reconocimiento de la familia homoparental.
  • Legislación contra delitos de odio y discurso de odio.
  • Acceso igualitario a las técnicas de reproducción asistida.
  • Acceso a la cirugía de reasignación de sexo y terapia de sustitución hormonal.

¿Se cumplen estos derechos LGTBI?

A pesar de los intentos por frenar la violencia y la discriminación LGTBI, tal y como refiere Hernandez (2007), muchos países siguen persiguiendo a personas pertenecientes al colectivo LGTBI, en contra de las Declaraciones Universales de Derechos Humanos. La discriminación, violencia y violaciones que se perpetúan en muchos lugares del mundo contra el colectivo LGTBI, contemplan:

  • Abusos y malos tratos.
  • Ejecuciones extrajudiciales
  • Abusos contra su salud, al ser sometidos a tratamientos farmacológicos y psiquiátricos para ‘curarles’ su orientación sexual.
  • Supresión de su libertad de opinión u expresión.

En las sociedades occidentales, todavía existen ciertos colectivos y grupos políticos que se manifiestan abiertamente contrarios a la diversidad sexual. Algunos de estos movimientos tratan de impedir que, desde los colegios, se imparta educación sexual, tratando así de censurar la existencia de las distintas orientaciones y diversidades sexuales. Entre otros aspectos, los talleres curriculares objeto de censura pretenden prevenir el abuso sexual infantil, el bullying e incluso el suicidio en personas LGTBI.

Según Transrespect en su última actualización, 3.314 personas transexuales fueron asesinadas en el 2019 por todo el mundo. En 2019, solo en España, se registraron 70 agresiones homófobas, lo cual constituye, en comunicado de la Agencia EFE, un aumento del 30% a las agresiones registradas el año anterior.

Por otro lado, tal y como recoge Amnistía internacional, durante estos últimos meses se ha advertido un aumento de casos de discriminación y violencia hacia las personas LGTBI.

La importancia de la celebración del orgullo LGTBI

En la actualidad, cada 28 de junio, las calles se tiñen de los colores del arcoíris. Cientos de miles de personas LGTBI, -así como de otros colectivos sociales y de la sociedad civil en general; sin importar la orientación sexual o la identidad de género- se dan cita para celebrar las marchas del Orgullo LGTBI. Estas marchas por la diversidad, la tolerancia y la igualdad, reivindican los derechos de las personas LGTBI -ni más ni menos que los derechos humanos-, abanderando el derecho a amar en libertad, sin ser perseguidas, motivando la visibilidad del colectivo y exigiendo el cese de una violencia y discriminación histórica.

Referencias

Gemma Adsuara
Gemma Adsuara
Graduada en Psicología por la Universitat Jaume I (España). En la actualidad, cursa el Máster en Psicología forense y criminal en la Universitat de Barcelona. Experiencia como autora de artículos de divulgación en revistas de Psicología. Redactora especializada en Psicología en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

Gemma Adsuara
Gemma Adsuara
Graduada en Psicología por la Universitat Jaume I (España). En la actualidad, cursa el Máster en Psicología forense y criminal en la Universitat de Barcelona. Experiencia como autora de artículos de divulgación en revistas de Psicología. Redactora especializada en Psicología en Mente y Ciencia.

El duelo por la pérdida de una mascota

El duelo es un proceso natural de adaptación emocional que experimentamos todas las personas a lo largo de nuestra vida. El proceso del duelo...

Atribución causal de Weiner: teoría y principios

Toda conducta realizada por una persona tiene un origen que la ha motivado. Estos orígenes son considerados como las causas por las que...

Tratamiento de fobias desde la terapia de conducta

A lo largo de los años, la psicología ha ido conociendo y delimitando conceptos muy individuales como el miedo, las emociones y...