Duelo anticipado o anticipatorio: la muerte ‘se adelanta’

Hablamos de 'duelo anticipado' o anticipatorio cuando este se presenta antes de la pérdida de un ser querido o antes incluso de la propia muerte.

Aunque la muerte es un proceso natural, temerle es, de una forma u otra, un sentimiento común en todos los seres humanos. Ya sea respecto a nuestra propia muerte, o al fallecimiento de un ser querido, la proximidad de la muerte comúnmente desatará una reacción física y psicológica en el doliente. Se habla de duelo cuando una persona debe enfrentar una pérdida, especialmente una muerte. Sin embargo, cuando esta se percibe como inminente, pero aún no se ha materializado, podemos estar ante un duelo anticipado o anticipatorio.

Contenidos relacionados:

El concepto de duelo

El duelo puede ser definido como la respuesta psicológica y fisiológica a la muerte de una persona cercana. No es, por sí mismo, una reacción anormal o patológica, pero sus reacciones y consecuencias sí lo pueden ser (Holm, et.al 2019).

Esta dimensión ha sido estudiada por diversos profesionales y autores a lo largo del tiempo. A partir de su trabajo y observaciones, es posible establecer algunas nociones generales sobre él.

  • Cada persona experimenta una pérdida de manera distinta.
  • Es un proceso complejo, donde se pueden apreciar distintas etapas o fases.
  • No necesariamente ocurre en etapas fijas secuenciales o en un orden establecido.
  • La gente no siempre llega a superar una pérdida mayor, aunque aprende a vivir con ella.
  • No todos los sujetos deben recibir algún tipo de intervención para superar una pérdida.
  • La intervención no requerida puede ser dañina para la persona doliente.
  • El duelo puede complicarse, lo que no quiere decir que sea patológico, ya que pueden existir numerosas variables involucradas en la pérdida sufrida.

(Loituegui, 2008), (Hamilton, 2016).

Es importante resaltar que el proceso de duelo también se ve afectado por la cultura. La combinación de viejas tradiciones, ritos y nuevos conocimientos científicos determinan la forma en que cada individuo vive su pérdida frente a la sociedad.

Complicación de un duelo: el llamado ‘duelo complicado’

El duelo complicado puede expresarse de muy diversas formas. Entre las muchas clasificaciones de los síntomas se distingue la aparición de cuatro rasgos clave:

  1. Una sensación de incredulidad ante la muerte.
  2. Enojo y amargura hacia la muerte.
  3. Accesos recurrentes de emociones dolorosas con intenso anhelo y nostalgia por el fallecido.
  4. Preocupación con pensamientos hacia el fallecido que usualmente incluyen angustiosas e intrusivas ideas relacionadas con la muerte.

(Shear, citado por Hamilton, 2016).

Entre los factores que pueden incrementar el riesgo de que un duelo se complique se destacan:

  • Muerte de un hijo o hija.
  • Pérdidas múltiples.
  • Muertes repentinas o inesperadas.
  • Muertes inciertas, como aquellas en las que no aparece el cuerpo o no se sabe la causa de la muerte.

(Sánchez, Corbellas, Camps, 2001).

El duelo anticipado o anticipatorio

El duelo anticipado es aquel que se presenta antes de la muerte de una persona allegada o antes de la propia muerte. Este es un proceso normal, aunque increíblemente complicado debido a la gran cantidad de variables involucradas. El duelo anticipado se produce como consecuencia de nuestra capacidad para predecir el acontecimiento y puede verse agudizado por factores circunstanciales como:

  • Síntomas del padecimiento -dolor, grado de consciencia o funcionalidad, entre otros-.
  • Tiempo de agonía.
  • Creencias.
  • Grado de certeza de la muerte
  • Tipo de relación entre los dolientes y la persona enferma.

(Ospina,1998), (Guinot, et.al 2019), (Holm, et.al 2019).

El duelo anticipado de quien sobrevive

Cuando una persona debe confrontar la muerte inminente de un ser cercano se ve expuesta a una disyuntiva. Por un lado, debe separarse y retirar su afecto para reinvertirlo en otras relaciones y así superar la pérdida. Mientras que, por el otro, debe continuar comprometida con la persona que está muriendo, ya que esta aún no ha fallecido (Ruda, Argumedo, 2008).

Este duelo temprano suele terminarse cuando se produce por fin la pérdida, iniciándose un ‘duelo formal’ por la muerte del ser cercano. El desarrollo de este último suele verse afectado por el primero, siendo un factor que determina su complicación.

A diferencia del duelo normal postmortem, cuya intensidad tiende a disminuir con el tiempo, el duelo anticipado puede aumentar o disminuir en su intensidad dependiendo de la evolución del cuadro; particularmente, cuando la muerte se percibe como inminente (Sánchez, Corbellas, Camps, 2001). En algunas ocasiones, cuando el fallecimiento se demora, el duelo anticipado disminuye hasta extinguirse, de tal forma que los familiares y las personas cercanas registran pocas manifestaciones agudas de duelo (Sánchez, Corbellas, Camps, 2001).

El duelo anticipado de quien sabe que va a morir

El duelo anticipado de una persona que percibe la muerte como inevitable, puede ser un proceso muy complicado. Este se ve afectado por las particularidades de cada caso. Algunas de las variables que pueden complicar esta dimensión son:

  • Preocupación por las consecuencias de su muerte en la vida de los demás -el dolor que pueda causar, los efectos colaterales, etc-.
  • Pena por todo lo que dejará y perderá con su muerte.
  • Temor al dolor físico y a los síntomas de la enfermedad.
  • Preocupación por la conciencia de estar muerto, o porque no exista tal.
  • Temor a perder la integridad psíquica.
  • Miedo al ‘más allá’ y la ‘expectativa de otra vida’.
  • Temor a las consecuencias que la muerte tendrá en su propio cuerpo sin vida.

(Ospina,1998).

La expresión del duelo anticipado o anticipatorio puede ser comparada a la sintomatología de la depresión, sin embargo, esta se manifiesta de una forma particular y no debe ser confundida con una patología. En los casos de duelo anticipado o anticipatorio, la persona:

  • Muestra un ánimo deprimido, pero este gira en torno a la perdida real y anticipada de sí mismo.
  • Puede presentar anhedonia. Sin embargo, se manifiesta como un bloqueo a la idea de muerte, en busca de una salida que no se encuentra.
  • Manifiesta sentimientos de culpa, aunque estos se centran en lo que pudo o no pudo hacer, y en lo que debió realizar o no.
  • Existen pensamientos sobre la muerte. No obstante, se piensa en ella como algo inevitable y rara vez como algo que se desea.
  • Son comunes los sentimientos de irritabilidad y hostilidad hacia el exterior. Mismos que, por lo general, son dirigidos hacia los cuidadores y familiares.

(Sánchez, Corbellas, Camps, 2001)

El debate en el manejo del duelo anticipado

Un aspecto relevante sobre el duelo anticipado es la discusión que existe acerca de su tratamiento. Al ser visto como una reacción normal a una pérdida futura, muchos han sido los profesionales que han optado por brindar apoyo terapéutico durante esta fase. Sin embargo, una cantidad de trabajos de investigación en esta materia han concluido que una elaboración temprana no es siempre pertinente.

Existen trabajos como el realizado en Australia por la Doctora Esther Davis y sus colegas sobre un grupo de pacientes en cuidados paliativos que recibieron Terapia de Aceptación y Compromiso. Sus resultados respaldaban la teoría de que la intervención centrada en la aceptación reducía considerablemente los síntomas depresivos en enfermos terminales (Davis, et.al 2017).

Por otro lado, se han realizado investigaciones cuyos resultados desafían esta creencia. Tal es el caso del estudio realizado por la Doctora Nielsen en Dinamarca, en cuidadores de pacientes terminales. Los resultados de este trabajo arrojaron que la elaboración del duelo anticipado no garantizaba un alivio en el proceso posterior a la muerte de la persona enferma, llegando en algunos casos a complicarlo (Nielsen, et.al 2016).

Profesionales de la salud ante el duelo anticipado

Como se ha podido observar, el duelo anticipado o anticipatorio es un fenómeno complejo. Este es un padecimiento que, a pesar de presentarse de manera frecuente, requiere un estudio muy profundo. Por lo tanto, su manejo dentro de las instituciones de salud públicas y privadas debe ser supervisado por profesionales con una amplia formación académica y experiencia. Estos profesionales deben ser capaces de detectar y distinguir entre las numerosas manifestaciones clínicas que colindan con el terreno de lo patológico; sin caer en la patologización de procesos naturales, ni en diagnósticos apresurados.

De igual forma, es necesario ser prudentes en la elección de un sistema de atención adecuado a cada caso, ya que las investigaciones que contraindican un enfoque terapéutico presentan evidencia suficiente para mantener cierta cautela.

Referencias:

  • Nielsen, M., Neergaard, M., Jensen, A., Bro, F., Guldin, M. (2016) Do we need to change our understanding of anticipatory grief in caregivers? A systematic review of caregiver studies during end-of-life caregiving and bereavement, Clinical Psychology Review, volumen 44, pp. 75-93. Recuperado de: pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  • El duelo anticipatorio del anciano como paciente terminal, Revista de Trabajo Social, número 1, pp. 89-99. Recuperado de: revistas.unal.edu.co
  • Sánchez, P., Corbellas, C., Camps, C. (2001) Depresión y Duelo Anticipatorio en el Paciente Oncológico, Duelo en oncología, pp. 237-252. Recuperado de: www.researchgate.net
  • Guinot, J., Cuesta, M., Farriol, V., Postigo, S. (2019) Duelo anticipado y sentido, CM de Psicobioquímica, volumen 6, pp. 1-11. Recuperado de: copcantabria.es
  • Holm, M., Alvariza, A., Fürst, C., Öhlen, J., Årestedt, K. (2019) Psychometric evaluation of the anticipatory grief scale in a sample of family caregivers in the context of palliative care, Health and Quality of Life Outcomes, pp. 1-11. Recuperado de: doi.org
  • Is Higher Acceptance Associated With Less Anticipatory Grief Among Patients in Palliative Care? Journal of Pain and Symptom Management, volumen 54, número 1, pp. 120-125.
  • Hamilton, I. (2016) Understanding grief and bereavement, British Journal of General Practice, volumen; 66. Recuperado de: doi.org
  • Loituegui, A. (2008). Duelo anticipado: Sobre el desarrollo del concepto y la importancia de su estudio y abordaje. Buenos Aires: Universidad de Belgrano.
  • Ruda, M., Argumedo D. (2008). ¿Duelo frente a la propia muerte? Aplicabilidad de la teoría del duelo a la muerte de uno mismo. Recuperado de: tesis.pucp.edu.pe
R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.