Valenzuela «las terapias contextuales ofrecen una explicación al sufrimiento»

Entrevistamos a Miguel Valenzuela, director del 'Máster en Terapias Contextuales y de Tercera Generación' de UDIMA e Ítaca Formación.

Más allá de las psicoterapias tradicionales, cada vez son más los y las profesionales de la psicología sanitaria, la clínica y la psiquiatría que optan por especializarse en las llamadas terapias contextuales y de tercera generación; un enfoque terapéutico que recoge diversas intervenciones basadas en la evidencia científica, combinando técnicas clásicas, con propuestas psicoterapéuticas más innovadoras.

Hablamos con el psicólogo Miguel Valenzuela, psicoterapeuta, profesor de formación práctica en más de una decena de Universidades españolas e internacionales -UNED, UNIR, UCO, UMA, UGR, UJA, VIU, entre otras-, con motivo del lanzamiento de la quinta edición del ‘Máster en Terapias Contextuales y de Tercera Generación‘ de la Universidad a Distancia de Madrid –UDIMA– e Ítaca Formación.

Miguel Valenzuela es el Director del Máster, que cuenta con el aval de ser una de las formaciones de posgrado más demandadas y mejor valoradas por el alumnado, no solo en España, sino también en Latinoamérica, dado su carácter eminentemente aplicado y el imponente bagaje docente del profesorado; absolutas autoridades en la materia.

Contenidos relacionados:

Miguel, ¿Hay vida más allá de la terapia cognitivo conductual?

Sin duda. En primer lugar, porque la psicología debe dar respuesta al sufrimiento de mucha gente. Además, esa respuesta tiene que ser coherente y debe estar relacionada con los valores individuales. La terapia cognitivo-conductual se basa en que ‘algo falla en el interior del cerebro’ de quien sufre -el ‘fantasma en la máquina’ del que habla Marino Pérez Álvarez-. Luego, se le endosa un nombre clínico al padecimiento y, en demasiadas ocasiones, se facilita una segunda parte; “si estoy enfermo, debe de existir una medicación que me cure“, lo cual parece poco acorde con los datos de los que disponemos.

¿Cómo explicarías de forma breve en qué consisten las terapias contextuales y de tercera generación?

Las terapias contextuales y de tercera generación constituyen un modelo de terapia que procede de una base filosófica sólida; el contextualismo funcional. Esta base recupera lo más valioso de la terapia de conducta, incidiendo en tres aspectos básicos: (1) el contexto, (2) los valores individuales y (3) una psicopatología transdiagnóstica más humana, y yo diría que liberadora; porque devuelve al supuesto ‘enfermo’ el poder de cambiar su vida, cambiando, en consecuencia, su manera de comportarse. Las terapias contextuales cambian la mirada de la enfermedad y del enfermo, sustituyendo a ‘alguien que padece lo que muchos otros’, por ‘una persona en una situación concreta que le provoca malestar’.

¿Qué beneficios aportan las terapias contextuales y de tercera generación, respecto a las psicoterapias clásicas?

Para el paciente, las terapias contextuales ofrecen una explicación al sufrimiento humano que le empodera para buscar la mejor solución a su malestar; siempre desde lo que es valioso para él. Para los terapeutas, las terapias contextuales aportan un modelo sólido, congruente entre lo que dicen y lo que hacen; con una potente base empírica.

Nos llama poderosamente la atención el interés que suscita el ‘Máster en terapias contextuales y de tercera generación’ de Ítaca Formación y UDIMA, por parte de profesionales que ya están en activo; que desarrollan la práctica clínica y que ya ejercen como psicoterapeutas. ¿A qué crees que es debido esta demanda del Máster entre profesionales?

Se debe a que el modelo predominante, el cognitivo-conductual, presenta una dualidad entre las supuestas causas y las herramientas terapéuticas con la que el profesional se siente débil. Si la explicación no nos resulta coherente con nuestra propia experiencia personal, es difícil que el paciente la pueda asumir y encontrar mecanismos para mejorar su situación.

Las terapias contextuales presentan un modelo coherente con lo que el terapeuta ha podido experimentar en su propia vida. A menudo hablamos de un modelo que nos enfrenta a paradojas, y es así; a cada uno de nosotros nos resultan fáciles de asimilar porque tenemos mucha experiencia personal sobre su valor explicativo.

Una de las sorpresas desagradables entre egresados y egresadas de psicología suele ser la escueta formación recibida en intervención psicoterapéutica. Son psicólogas y psicólogos titulados, pero que no cuentan con herramientas terapéuticas ¿Es un Máster en Terapias contextuales y de tercera generación una solución?

Honestamente, creo que sí. Sin duda, habrá que seguir formándose y la casuística que nos podemos encontrar es infinita, pero las leyes del comportamiento humano en las que se basa el esquema central de las terapias contextuales nos permiten enmarcar los casos. Al final, las técnicas tienen que ser útiles para solventar los problemas, y para ello, el análisis funcional es el mejor recurso para hacer terapia. Las herramientas son muy variadas y dependen de la habilidad del profesional para que tengan funcionalidad en la terapia. Lo importante no es tener un protocolo rígido para intervenir en el problema X, sino saber que eso que llamamos ‘problema’ es una manera -la mejor que el paciente conoce- de enfrentarse a situaciones que le provocan malestar, y por lo tanto, habrá que ayudarle a encontrar mecanismos mejores para él.

Más allá de la escasa formación en psicoterapia, uno de los aspectos que más escuchamos, tanto en Universidades Españolas, como en instituciones académicas de todo el mundo, es la falta de formación práctica del alumnado recién titulado. ¿Cómo habéis confeccionado el programa del ‘Máster en terapias contextuales y de tercera generación’, desde Ítaca Formación y UDIMA para atender esa necesidad de formación práctica?

En primer lugar, eligiendo a los mejores en cada especialidad, y esos mejores -curiosamente- en un porcentaje muy alto, no solo han dado clases en Universidades, escrito libros o centenares de artículos, sino que además, en prácticamente todos los casos, son o han sido terapeutas. Hemos diseñado, además, módulos de habilidades clínicas, exposición de casos prácticos… Y en esta ocasión, una novedad que nos resulta muy atractiva. Una parte relevante de estos profesionales van a desempeñar funciones de supervisión con los alumnos/as, en lugar de un modelo de prácticas que no nos terminaba de convencer. Podrán llevar casos reales o supuestos y ver cómo los mejores en su campo les ayudan a enfocarlos. Y eso, sin duda, tiene un enorme valor.

Cambiando de tercio, Miguel, como director de programas formativos especializados ¿Cómo ha cambiado el escenario de la formación de posgrado tras la irrupción del COVID-19? ¿A qué retos os enfrentáis?

Quienes formamos parte de Ítaca Formación sufrimos los mismos problemas que las personas que nos rodean y, por tanto, tenemos que adaptarnos a ellos sin perder de vista nuestros objetivos.

Hemos lanzado una edición del Máster que se podrá realizar enteramente Online; sin que se pierda el contacto con los casi 50 docentes, de varias esquinas del mundo, que lo imparten. Todo ello, logrado el aval y el cariño de instituciones como SAVECC, SEPCYS, ASERTIVA, ITECOC… y muchas otras a las que les agradecemos su apoyo. Sumado a eso, la acreditación de una Universidad del prestigio de UDIMA y muy importante; el cariño de un alumnado que habla del Máster como de una experiencia personal y no solo formativa.

Hemos asumido el reto de seguir apostando por una formación de gran rigor y una calidad muy alta, al precio más asequible que podíamos, y eso hemos hecho. Otro gran reto es que profesionales, como los que forman nuestro claustro docente, sean figuras internacionales en las terapias contextuales y/o en la terapia de conducta. Eso es, ni más ni menos, que construir el Máster que hubiéramos querido cursar como alumnos.

La formación Online tiene el estigma de contar con deficitarias, e incluso nulas interacciones entre profesorado y alumnado. Existe cierto prejuicio que sostiene que la teleformación genera un proceso de enseñanza-aprendizaje frío y deshumanizado. ¿Estás de acuerdo con esta visión de la formación Online? ¿Cómo lo hacéis desde Ítaca Formación y UDIMA para tratar de resolver esa falta de interacción?

Nuestro alumnado puede interactuar con el profesorado porque nos organizamos para que sea posible; esa interacción alumnado-profesorado está garantizada. Somos contextuales y no creemos que las cosas sean ‘frías o cálidas’ por la modalidad formativa; si la infraestructura se coordina para ofrecer cercanía, y esa es la función que perseguimos, se va a conseguir.

Además, el equipo humano que hay detrás de este Máster intenta siempre atender cada situación con el máximo interés y solucionar todo aquello que el alumnado nos plantea. La suerte es contar con un profesorado que se presta a esta interacción. Cuando el alumnado charla con profesionales de este nivel, nota la cercanía, y percibe que el profesorado está contento de impartir docencia en este proyecto, todo se hace muy fácil.

No me puedo despedir sin preguntarte por el profesorado -elenco, diría yo- del Máster en terapias contextuales y de tercera generación de Ítaca Formación y UDIMA. Te reconozco, Miguel, que he llegado a ver camisetas de la Doctora María Xesus Froxán Parga en las redes sociales. ¿Cómo lo habéis hecho para congregar un claustro de tan altísimo nivel académico y científico?

En mi opinión, tratando como realmente se merecen quienes dedican su vida a mejorar el sufrimiento de los demás. Queremos que estén con nosotros y se lo pedimos con la mayor humildad; porque los admiramos de verdad. Como te decía antes, organizamos el Máster que querríamos hacer como alumnos y, para ello, necesitamos contar con este claustro. María Xesús es un buen ejemplo de ello; nos ha tratado siempre con gran amabilidad. Seguro que esas camisetas le harían enrojecer; es extraordinaria en lo profesional y en lo humano.

Seguro que tendrás mil anécdotas que contar…

Te cuento una: cuando me puse en contacto con Emilio Ribes para esta edición del Máster, le confesé que me temblaban los dedos al escribirle, y su respuesta fue tan cercana y agradable que te prometo tuve que leerla varias veces. Y como esta, hay mil anécdotas más. Tenemos un claustro que para nosotros es un verdadero orgullo. En muchos casos, son amigos y amigas a los que llevamos años leyendo. Te garantizo que la agenda de mi móvil es un sueño para alguien que adora lo que hace, como me sucede a mí.

Miguel, ¿Cómo te gustaría concluir esta entrevista?

Si me lo permites, invitando a toda aquella persona interesada en las terapias contextuales, a buscar información sobre el Máster, a hablar con alumnado que lo haya cursado en ediciones anteriores, a preguntar, consultar… Luego, la elección es personal y responderá a muchas variables, pero, creo que si alguien quiere formarse verdaderamente como psicóloga o psicólogo, el ‘Máster en Terapias contextuales y de Tercera Generación’ de Ítaca Formación y UDIMA no le va a defraudar.

Fran González
Fran González
Director y fundador de Mente y Ciencia. Comunicador científico y social, titulado en Marketing. Docente y consultor TIC, con experiencia en programas públicos de intervención social en materia de empleabilidad, desarrollo profesional y capacitación digital, como Red.es del Ministerio de Industria.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

Fran González
Fran González
Director y fundador de Mente y Ciencia. Comunicador científico y social, titulado en Marketing. Docente y consultor TIC, con experiencia en programas públicos de intervención social en materia de empleabilidad, desarrollo profesional y capacitación digital, como Red.es del Ministerio de Industria.