Dolor de cabeza al ingerir bebidas frías o helados

Las investigaciones sugieren que el famoso dolor de cabeza tras consumir bebidas frías, se debe a la activación eléctrica de las vías del nervio trigémino.

Muchas personas experimentan un dolor punzante en la cabeza cuando consumen bebidas frías o comen helados, muy rápido. Este dolor es fuerte pero soportable, y dura no más de unos segundos o minutos. A continuación explicamos por qué sucede, cómo prevenirlo y cómo lograr reducirlo más rápidamente.

Contenidos relacionados:

El dolor de cabeza al consumir bebidas frías

El dolor de cabeza atribuido al consumo de productos fríos, también conocido como icecream headache -dolor de cabeza por helado- o brain freeze -cerebro congelado-, se caracteriza por presentarse en periodos de corta duración en las regiones frontal y temporal de la cabeza. Este dolor puede tener una intensidad elevada, aunque su corta duración lo hace tolerable (Kraya, et al., 2019).

Este dolor de cabeza suele presentarse principalmente al ingerir -comer o beber- o, en menor proporción, al inhalar sustancias frías. Estas pueden incluir agua fría, helado, hielo o similares, así como gases fríos. Dentro de las características principales se incluye (Kraya, et al., 2019):

Dolor en la zona frontal y temporal de la cabeza.
Duración de entre 10 y 30 segundos.
Presentarse principalmente como un dolor punzante.
Aunque suele presentarse sin síntomas asociados, en ocasiones puede acompañarse con síntomas del nervio trigémino como lagrimeo, secreción nasal, y ojos rojos.

Causas del dolor de cabeza relacionado con el consumo de bebidas frías

De acuerdo con las investigaciones, al consumir bebidas frías se puede producir dolor de cabeza debido a la activación paroxística -activación eléctrica- de las vías del nervio trigémino, y un defecto en los mecanismos de control del dolor. Se cree que, al enfriarse el paladar, la laringe y su pared posterior de forma repentina, se activan vías del nervio trigémino y los mecanismos de control del dolor no logran regular esta actividad nerviosa (Slekler y Budak, 2004; Khoo, Kiley y Goadsby, 2020)

¿Existe predisposición genética?

Varios estudios han encontrado que el dolor de cabeza relacionado con el consumo de bebidas frías, suele estar conectado con otras formas de dolor de cabeza, como la migraña. Sin embargo, en este caso en particular, los investigadores no encontraron indicadores de la existencia de una predisposición genética, que pudiera incrementar la probabilidad de sufrirlo. No obstante, algo que llamó la atención de algunos investigadores, es que este tipo de dolor suele ser más frecuente en niños, niñas y adolescentes que en personas adultas. Al respecto, se han propuesto tres hipótesis (Zierz, et al., 2016):

  • El aprendizaje previo que previene a las personas adultas de acercarse a estímulos dolorosos –no comer helado tan rápido, por ejemplo-.
  • Incremento de la estabilidad neuronal en el nervio trigémino, relacionada con la edad, lo que genera una disminución de la sensibilidad frente a estímulos fríos.
  • Las diferencias en el tamaño de la anatomía de niños, niñas y adultos. En la infancia, disponer de menor tamaño se relaciona con la predisposición a enfriarse rápidamente, y, por lo tanto, a la activación de determinados receptores.

Prevalencia del dolor de cabeza según el sexo

Aunque en este aspecto los resultados suelen ser controversiales, en uno de los estudios se encontró que las mujeres eran más propensas a sufrir dolor de cabeza cuando consumían helado o bebidas frías. Resultados similares se han encontrado con otros tipos de dolor de cabeza, como por ejemplo, la migraña (Zierz, et al., 2016).

Manejo del dolor de cabeza secundario

Teniendo en cuenta que, en esta caso, el consumo de helado, hielo o bebidas frías puede desencadenar el dolor de cabeza, si la persona es susceptible a este padecimiento, la recomendación principal es evitar o retirar estos estímulos.

Adicionalmente, teniendo en cuenta que es un dolor punzante pero tolerable, y que dura máximo algunos minutos, rara vez se consulta al médico por esto, de modo que no hay un tratamiento específico (De Oliveira y Valença, 2012). Asimismo, desde el saber popular se recomienda frotar el paladar con la lengua de lado a lado, esto, supuestamente, con el fin de regular la temperatura de la zona.

Sin embargo, existe también el dolor por estímulos fríos externos, como el viento o mojarse la cabeza con agua fría. En estos casos, cuando evitar los estímulos no siempre es posible, se han recomendado tratamientos preventivos con el consumo de analgésicos (Khoo, Kiley y Goadsby, 2020).

Conclusión

Podemos concluir que el dolor de cabeza que sentimos al tomar bebidas frías, no es otra cosa que la hipersensibilización en la zona del paladar, la laringe y la faringe. Si no ocurre de forma repetida, o con estímulos no tan fríos, no representa un verdadero problema para la salud. Sin embargo, si es algo que ocurre con frecuencia, con estímulos no muy fríos o estímulos externos como por ejemplo el viento, o si siempre aparece antes de una migraña o dolor severo o duradero, la recomendación es acudir al especialista.

Referencias:

  • De Oliveira, D. A., & Valença, M. M. (2012). The characteristics of head pain in response to an experimental cold stimulus to the palate: An observational study of 414 volunteers. Cephalalgia, 32(15), 1123-1130. journals.sagepub.com
  • Khoo, A., Kiley, M., & Goadsby, P. J. (2020). Managing external cold-stimulus headache with preventive naproxen. Cephalalgia Reports, 3, 251581632091569. journals.sagepub.com
  • Kraya, T., Schulz-Ehlbeck, M., Burow, P., Watzke, S., & Zierz, S. (2020). Prevalence and characteristics of headache attributed to ingestion or inhalation of a cold stimulus (HICS): A cross-sectional study. Cephalalgia, 40(3), 299-306. journals.sagepub.com
  • Selekler, H. M., & Budak, F. (2004). Idiopathic Stabbing Headache and Experimental Ice Cream Headache (Short-Lived Headaches). European Neurology, 51(1), 6–9. karger.com
  • Zierz, A. M., Mehl, T., Kraya, T., Wienke, A., & Zierz, S. (2016). Ice cream headache in students and family history of headache: a cross-sectional epidemiological study. Journal of Neurology, 263(6), 1106–1110. link.springer.com
Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.