Hipocampo y memoria: anatomía, función y deterioro

El hipocampo forma parte del sistema límbico y su función principal está asociada con el aprendizaje y la consolidación de la memoria.

El hipocampo, llamado así por tener una forma similar a la de un caballito de mar, es una estructura cerebral ubicada en el interior del lóbulo temporal, fundamental para los procesos de aprendizaje. Fallas en el hipocampo derivan en alteraciones en la memoria, de muy difícil recuperación.

Contenidos relacionados:

Ubicación anatómica

El hipocampo es una estructura subcortical, derivada de la región medial del telencéfalo, que se encuentra ocupando el piso del ventrículo lateral en cada hemisferio. Es uno de los componentes del sistema límbico, sin embargo, su función principal está asociada con el aprendizaje y la consolidación de la memoria. Anatómicamente, se distinguen dos áreas principales (Aguirre, 2015; Olivares, Juárez, y García, 2015):

  • El cuerpo de Amón: dividido en CA1, CA2 y CA3
  • Giro dentado
  • El complejo subicular: formado por el presubiculum, el subiculum y el parasubiculum
  • Corteza entorrinal

El hipocampo y las redes neuronales

La principal red de fibras nerviosas que ingresa al hipocampo, proviene de la corteza parahipocampal. Esta es la principal vía de ingreso de aferencias de la corteza, las cuales surgen de la corteza parietal posterior, la corteza prefrontal dorsolateral, el surco temporal superior y la corteza retroespinal. Posteriormente, estas aferencias se dirigen a la corteza entorrinal, desde donde se proyectan al giro dentado y el hipocampo, atravesando el subiculum (Olivares, Juárez, y García, 2015).

Adicionalmente, las neuronas piramidales de la zona CA3, se proyectan a la zona CA1, por medio de los colaterales de Schaffer. Además, estos axones que provienen de la región CA3, se proyectan a través de todo el hipocampo, gracias a conexiones comisurales, tanto a nivel interhemisférico como intrahemisférico (Olivares, Juárez, y García, 2015).

Finalmente, las neuronas granulares del giro dentado, se proyectan hacia la región CA3, a través del hilus (Olivares, Juárez, y García, 2015).

El hipocampo y su importancia en la memoria declarativa

En la actualidad, existe una amplia evidencia de la importancia del hipocampo en los procesos de aprendizaje, en especial, en la memoria declarativa. En pacientes con lesiones en el hipocampo o sus vías, se observan déficits selectivos en la memoria declarativa. Además, otros estudios mostraron que la corteza parahipocampal se activa cuando se presencian escenas espaciales o durante la memorización de objetos en relación con su ubicación (Almaguer-Melián y Bergado-Rosado, 2002).

Al respecto podemos decir que la memoria espacial es la encargada de identificar, codificar, almacenar y evocar la información acerca de la ubicación de distintos elementos, las rutas, configuraciones y localizaciones espaciales, que le permiten a los individuos desenvolverse en un entorno (Aguirre, 2015)

Por otra parte, en experimentos con ratas se ha evidenciado que las lesiones en el hipocampo tienen un impacto negativo en la adquisición y retención de información espacial, en situaciones experimentales como el laberinto acuático de Morris (Olivares, Juárez, y García, 2015)

Estudio del hipocampo y la memoria: Casos sobresalientes

Aunque son muchos los experimentos que se han realizado para determinar cuál es el funcionamiento del hipocampo, tenemos dos casos históricos que nos han permitido ver la importancia de este órgano (Aguirre, 2015)

Inicialmente tenemos el conocido caso del paciente H. M., a quien se le practicó una resección bilateral del lóbulo temporal, debido a que presentaba epilepsia de difícil manejo que no respondía a medicamentos. Aunque una vez finalizada la cirugía las crisis epilépticas se redujeron drásticamente, H. M., desarrolló una incapacidad permanente para almacenar nueva información –amnesia retrógrada-.

Por el contrario, en el polo positivo, tenemos los estudios que se han realizado con conductores de taxi y chóferes de autobús en la ciudad de Londres. Se ha encontrado que estas personas, luego de un amplio entrenamiento y varios años de práctica de su profesión, presentaban un aumento en el volumen del hipocampo, lo que demuestra no solo la importancia de esta zona, sino la plasticidad de esta estructura.

Amígdala e hipocampo, memoria, motivación y aprendizaje

Sabemos que, en entornos motivantes, el aprendizaje se ve favorecido; sin embargo, es importante tener en cuenta que no es el hipocampo el que directamente media los procesos de motivación, sino que esto responde a las conexiones que tiene con la amígdala. Está comprobado que esta estructura límbica está relacionada con los procesos de memoria emocional y que puede actuar como refuerzo de contenidos mnésicos en otras áreas cerebrales. Asimismo, se ha encontrado que una lesión en la amígdala, puede bloquear el efecto potenciador sobre la memoria, de la liberación de glucocorticoides en el hipocampo. Es de este modo que el hipocampo y la amígdala participan simultáneamente en los procesos de almacenamiento y evocación de información (Almaguer-Melián y Bergado-Rosado, 2002).

Deterioro del hipocampo y la memoria, dependiente de la edad

Varios estudios han confirmado que las personas mayores pueden ser susceptibles a olvidar el contexto relacionado con un evento, a pesar de que el evento se mantenga. Los adultos mayores no presentan mayores dificultades en tareas de memoria de poco esfuerzo, o en tareas de memoria implícita; sin embargo, su rendimiento disminuye cuando se les pide evocar información retenida en su memoria. Una de las teorías que explica esta dificultad se relaciona con la vulnerabilidad del hipocampo a los mecanismos seniles, es decir, al envejecimiento, dado que parece que con la edad se modifica el patrón de actividad de las células de la vía del ‘donde’ (Almaguer-Melián y Bergado-Rosado, 2002; Aguirre, 2015).

Conclusión

Se puede concluir que el hipocampo es un área fundamental para procesar y almacenar información espacial y contextual. Sin embargo, al igual que todas las áreas de cerebro, el funcionamiento del hipocampo también depende de la interacción con otras áreas, como es la función de la amígdala y el sistema límbico, el cual desde procesos de motivación puede favorecer o interferir con el aprendizaje.

Referencias:

  • Aguirre, E. E. (2015). La función del hipocampo en el procesamiento de la memoria y su deterioro durante el envejecimiento. Revista Mexicana de Neurociencia, 16 (4), 21-30.
  • Almaguer-Melián, W., y Bergado-Rosado, J.A. (2002). Rev Neurol, 35 (6), 586-593. Recuperado de: researchgate.net
  • Olivares, J. D., Juárez, E., y García, F. (2015). El hipocampo: neurogénesis y aprendizaje. Revista Médica de la Universidad Veracruzana, 15 (1), 20 – 28. Recuperado de medigraphic.com
Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.