Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada

Las personas con trastorno de ansiedad generalizada presentarían un peor rendimiento neuropsicológico, según la revisión sistemática de 40 estudios controlados.

En este artículo, escrito en el 2019 por Raquel Langarita-Llorente y Patricia Gracia-García; publicado en la revista Neurología, se hace un repaso de las publicaciones científicas que evalúan las alteraciones cognitivas en los pacientes con ansiedad generalizada. Este artículo nace como respuesta a la necesidad de identificar los posibles trastornos desde neuropsicología, que presentan los pacientes con ansiedad.

Contenidos relacionados:

El trastorno de ansiedad generalizada desde la neuropsicología

El TAG, hace referencia a un conjunto de manifestaciones clínicas en las que prima la anticipación aprensiva y la dificultad para controlar la preocupación. Entre los síntomas asociados que más se han reportado, está la incapacidad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco. Además, a nivel funcional, los pacientes manifiestan una constante preocupación frente a su rendimiento, y quejas cognitivas recurrentes, lo cual incide en su vida diaria.

En estudios previos, se ha encontrado una correlación positiva entre síntomas de ansiedad y quejas subjetivas de memoria. Asimismo, los resultados de un meta análisis indican la presencia de un bajo nivel de confianza en sus funciones cognitivas y mayor autoconciencia relacionada.

Objetivo del estudio de la ansiedad generalizada desde la neuropsicología

En este estudio se buscó realizar un análisis de estudios científicos que evaluaran desde la neuropsicología el funcionamiento cognitivo de pacientes con ansiedad generalizada. Esto, con la intensión de establecer una perspectiva general del funcionamiento cognitivo, dado el nivel de afectación sobre su adaptación funcional y el curso crónico del trastorno.

Método y resultados

Para la investigación se seleccionaron inicialmente 302 artículos, de los cuales, tras los procesos de exclusión, fueron revisados 40 artículos completos. Adicionalmente, para la presentación de los resultados se presentaron cada uno de los dominios cognitivos definidos por el DSM-5.

Atención compleja

Con base en la revisión de los artículos, se concluye que los pacientes con ansiedad generalizada presentan una alteración neuropsicológica a nivel de atención selectiva. Esto quiere decir que, aunque puedan focalizar su atención, se les dificulta inhibir respuestas ante estímulos internos o externos, lo que desencadena en múltiples fallas atencionales. Asimismo, algunos estudios concluyen que los pacientes con TAG tienden a sostener su atención sobre estímulos con contenido emocional o amenazante, en comparación con sujetos sanos. Finalmente, el hallazgo más consistente en los estudios es la tendencia a tener menor precisión y mayor tiempo de reacción frente a los estímulos objetivo, en especial cuando están en presencia de distractores que pueden ser considerados amenazantes.

Memoria

Un estudio con 32 participantes, indica que los participantes con ansiedad generalizada presentan resultados inferiores en la evaluación por neuropsicología de habilidades de memoria a corto plazo, en comparación con los controles. Sin embargo, en la mayoría de los estudios en los que se evalúa memoria en pacientes con TAG, se incluyen variables de tipo emocional, y se presentan resultados inconsistentes.

Por su parte, en la evaluación de memoria visual, los resultados indican un bajo rendimiento en pruebas como la figura compleja de Rey-Osterrieth; sin embargo, los resultados son significativos solo cuando los pacientes con TAG están en tratamiento con antidepresivos.

Funciones visoperceptivas

No se encontraron diferencias significativas en los estudios realizados por neuropsicología para medir funciones visoespaciales en pacientes con ansiedad generalizada.

Funciones ejecutivas

Dado que las funciones ejecutivas comprenden un grupo amplio de habilidades, las investigadoras las clasificaron en:

  • Flexibilidad cognitiva: Utilizando el test Wisconsin, se encontró un menor rendimiento y mayor número de errores. Además, con el negative priming, se evidenciaron dificultades en la alternancia atencional, pero el rendimiento de los pacientes ansiosos mejora en condiciones de estrés.
  • Retroalimentación o aprendizaje por error: En esta área los resultados son contradictorios.
  • Toma de decisiones: Los sujetos con TAG presentan un mayor número de errores cuando los estímulos se asocian con pérdida.
  • Memoria de trabajo: Se evidencia peor rendimiento en pacientes con ansiedad generalizada, los cuales se incrementan con la demanda de la tarea o cuando desarrollan la actividad en condiciones de estrés. Además, de una menor precisión en las tareas de reconocimiento visual y mayor tiempo de reacción.
  • Inhibición conductual: No se evidencian diferencias significativas entre personas sanas y personas con ansiedad generalizada, para tareas de inhibición de respuesta, estilo tareas go/no go.
  • Inhibición cognitiva: En tareas tipo Stroop se evidencia un rendimiento menor en pacientes con TAG. Además, en tareas en las que además se sustituyen palabras por otras con contenido emocional, el efecto de la interferencia es mayor para los pacientes ansiosos.

Cognición social

Para la neuropsicología también es importante determinar el estado de la cognición social en pacientes con ansiedad. Las tareas que evalúan esta área comprenden el reconocimiento de emociones en otras personas.

De acuerdo con la literatura, las personas con ansiedad generalizada tardan un mayor tiempo para identificar las emociones, en comparación con los controles, independientemente de si son emociones con valencia positiva o negativa. Cabe resaltar, que tras un programa de intervención cognitivo conductual, los pacientes con TAG reducían su tiempo de respuesta.
Adicionalmente, se ha encontrado que las personas con ansiedad, tienden a ser más sensibles frente a señales sociales negativas.

Ansiedad generalizada y cerebro

A nivel neurológico, el exceso de pensamientos de valencia negativa en el trastorno de ansiedad generalizado, se ha relacionado con un incremento en la actividad del circuito corticotalamoestriado de la corteza prefrontal dorsolateral, junto con hiperactividad en de la amígdala, la corteza cingulada anterior y la corteza orbitofrontal. Adicionalmente, se ha observado, por medio de imágenes diagnósticas, baja actividad en el hipocampo, el surco cingulado medio, el putamen y la cabeza del núcleo caudado.

Discusión y conclusiones del estudio de ansiedad generalizada desde la neuropsicología

Con base en la evaluación de los artículos seleccionados, se puede concluir que las personas con trastorno de ansiedad generalizada presentan un peor rendimiento desde neuropsicología; específicamente para las funciones de: atención selectiva, memoria de trabajo, inhibición cognitiva, toma de decisiones y cognición social.

Adicionalmente, se encontró evidencia para afirmar que ante estímulos emocionales, el rendimiento a nivel de atención, memoria de trabajo, inhibición cognitiva y cognición social, empeora.

Es fundamental profundizar en el estudio de las funciones cognitivas en estos pacientes, pues las alteraciones observadas afectan directamente la funcionalidad y la calidad de vida. De este modo, si se tiene mayor claridad del perfil cognitivo de los pacientes con ansiedad generalizada, se pueden desarrollar protocolos de intervención desde neuropsicología, que les brinden estrategias orientadas a favorecer funcionalidad.

Referencias:

  • Langarita-Llorente, R y Gracia-García, P. (2019). Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada: Revisión sistemática. Rev Neurol, 69 (2), 59-67. Recuperado de: www.neurologia.com
  • David de Noreña (2016). Alteraciones visoperceptivas y visoespaciales en daño cerebral (I). Recuperado de: xn--daocerebral-2db.es
Sandra Correa
Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

Sandra Correa
Sandra Correa
Licenciada en Psicología por la Universidad El Bosque (Colombia). Máster en Neuropsicología clínica. Experiencia de trabajo como docente, neuropsicóloga y psicóloga clínica en diversas entidades y en centro propio. Redactora especializada en Neurociencias en Mente y Ciencia.

Demencia frontotemporal: características y manejo

A pesar de su alta prevalencia, la demencia frontotemporal en ocasiones puede pasar desapercibida debido al componente comportamental que presenta. En ocasiones, suele tratarse únicamente...

Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada

En este artículo, escrito en el 2019 por Raquel Langarita-Llorente y Patricia Gracia-García; publicado en la revista Neurología, se hace un repaso de las...

Epigenética conductual: fundamentos y aportaciones

Todas las características humanas, y de los demás animales, están determinadas por la expresión de diferentes genes -heredados en el ADN-, y por la...