Expertos aclaran cómo prevenir el deterioro del cerebro

Especialistas de la AHA identifican las variables involucradas en el deterioro del cerebro, con el fin de prevenir padecimientos degenerativos.

Es muy común que las personas hagamos elecciones y adoptemos hábitos que pueden afectar negativamente nuestra salud física y mental. Frecuentemente, llevamos a cabo dichas conductas aun cuando somos conscientes del daño que infligen a nuestro organismo. No obstante, si existe un aspecto que la mayoría de la gente quiere prevenir, es el deterioro del cerebro y la función de sus habilidades mentales. Por esta razón, un grupo de especialistas norteamericanos se dio a la tarea de identificar aquellos factores que se encuentran relacionados con la salud de las estructuras cerebrales; esto, con el fin de obtener una guía para el correcto cuidado de las facultades cognitivas.

Contenidos relacionados:

Publicación

La declaración científica referida se publicó en marzo del año 2021, por la American Heart Association en su diario Stroke. En ella, se da a conocer el dictamen de un grupo de personas expertas reunidas específicamente para estudiar las variables involucradas en el deterioro del cerebro con el fin de prevenir padecimientos degenerativos como la demencia.

Un esfuerzo por prevenir en deterioro de la salud del cerebro

El proyecto comenzó en abril del 2019, cuando el Consejo de Accidentes Cerebrovasculares de la AHA convocó al Subcomité de Ciencias del Cerebro para abordar cuestiones científicas relacionadas con la salud del cerebro. Con este objetivo, se reunió un grupo de distintos especialistas en neurología, neuropsicología, medicina interna, práctica familiar, epidemiología y enfermería, con el fin de determinar una noción funcional de salud cerebral; explorar los factores de riesgo en el deterioro cognitivo; formular estrategias para salvaguardar la integridad del cerebro; e integrar mejores prácticas sobre este tema dentro de la atención primaria.

Durante la integración de la citada declaración científica, el grupo de especialistas revisó distintas fuentes bibliográficas e investigaciones actuales sobre los diversos temas.

Para lograr su cometido, el proyecto partió de ciertos acuerdos conceptuales, en los que la cognición se entiende como todas las funciones cerebrales que soportan la percepción, adquisición, almacenaje, recuperación y procesamiento complejo de información. De esta forma, la salud del cerebro se define a partir del rendimiento de capacidades cognitivas como la memoria, el razonamiento, la comunicación y la resolución de problemas.

Una guía para prevenir el deterioro del cerebro

La investigación se formuló a partir de los Life’s Simple 7‘ de la salud cardiovascular. Además de dichas dimensiones, los autores detectaron otros 6 aspectos que deben ser considerados para prevenir el deterioro del cerebro.

‘Life’s Simple 7’ y cómo prevenir el deterioro del cerebro

Los ‘Life’s Simple 7’ son un grupo de factores de riesgo modificables considerados por la AHA para prevenir la ocurrencia de accidentes cardiovasculares. Los autores utilizaron dichas dimensiones como una guía en la búsqueda de investigaciones relacionadas con el deterioro de la salud del cerebro, encontrando relaciones significativas a partir de cada una de ellas.

  • Presión arterial: la hipertensión es un importante factor de riesgo en el padecimiento de demencia vascular.
  • Tabaquismo: fumar constituye el tercer factor de riesgo más importante en el desarrollo de demencia. Aspecto que solo es superado por la hipertensión y una menor educación.
  • Actividad física: una baja activación se asocia con un mayor riesgo de deterioro cognitivo.
  • Diabetes: las personas diabéticas presentan un mayor riesgo de padecer demencia severa.
  • Hábitos alimenticios: una buena alimentación se asocia con un deterioro cognitivo más lento en personas de mediana edad y ancianos.
  • Índice de masa corporal: la obesidad a la mediana edad se identifica como un importante factor de riesgo en el deterioro cognitivo. Además, se reconoce como una condición que aumenta el riesgo de padecer Alzheimer y otras demencias asociadas.
  • Colesterol sérico: aunque no existen muchos trabajos que exploren la relación entre los niveles de colesterol y la salud del sistema nervioso; se ha establecido una relación entre altos de niveles de colesterol y el padecimiento de Alzheimer.

Otras dimensiones asociadas al deterioro cognitivo

A la par de los 7 factores considerados, el grupo de especialistas encontró otras 6 dimensiones distintas que deben ser consideradas para prevenir el deterioro del cerebro.

  • Consumo de alcohol: un consumo excesivo y prolongado de alcohol puede conducir a daño cerebral debido a neurotoxicidad, deficiencia nutrimental, y cambios en los sistemas de neurotransmisores.
  • Calidad del sueño: diversos trastornos del sueño pueden contribuir al deterioro cognitivo. Además, afecciones específicas como la apnea del sueño y el insomnio se relacionan con el desarrollo de demencia, especialmente de tipo vascular.
  • Interacción social: el aislamiento social y el consecuente sentimiento de soledad aumentan el riesgo de padecer deterioro cognitivo y demencia.
  • Calidad de la audición: diversos estudios han encontrado una relación importante entre el deterioro de la audición y el decaimiento cognitivo y la demencia.
  • Estado de ánimo: por un lado, la depresión aumenta el riesgo de padecer demencia; mientras que la demencia es un factor de riesgo para sufrir depresión. Sobre todo, en las últimas etapas de la vida.
  • Educación: de acuerdo a los expertos y los estudios revisados, un mayor nivel educativo protege contra el deterioro cognitivo en los adultos mayores. Además, una mejor educación puede significar también una reserva cognitiva más rica que permita mantener el buen funcionamiento de las facultades mentales. Por otro lado, las personas mejor informadas son capaces de tomar mejores decisiones con respecto a su salud.

Utilidad del proyecto

En la actualidad, la demencia es una de las causas principales de discapacidad y dependencia en adultos mayores. Desafortunadamente, cada vez son más las personas que se ven afectadas por este y otros tipos de deterioro cognitivo (Organización Mundial de la Salud, 2020). Debido a ello, proyectos como este, que intentan condensar el conocimiento que se tiene sobre los factores involucrados en el declive cognitivo, son un arma muy poderosa para prevenir a tiempo el deterioro del cerebro.

La buena noticia es que la gran mayoría de las variables detectadas en este estudio pueden ser modificadas por las propias personas a través de determinados cambios en los hábitos diarios. Debido a esto, es posible afirmar que cada uno de nosotros y nosotras tiene una gran influencia en el futuro de su propia salud cognitiva; ya que somos capaces de frenar, en cierta medida, el deterioro de nuestro cerebro si adoptamos un estilo de vida más saludable.

Es necesario explicitar que esta declaración científica está dirigida especialmente a los profesionales de la salud que se encuentran en la línea de atención primaria; ya que estos resultados no son un listado de consejos cuyo seguimiento garantice la integridad de nuestra salud mental en las últimas etapas de la vida. El contenido de este estudio debe ser interpretado y transmitido a la población general por especialistas y profesionales sanitarios capaces de brindar contexto a los hallazgos mostrados. Solo de esta manera, podrán evitarse las exageraciones y malinterpretaciones que suelen acompañar a este tipo de publicaciones.

Al final, lo que la AHA ha logrado con este proyecto, ha sido integrar una guía concreta que permitirá el diseño de planes de prevención e intervención ajustados a las necesidades de poblaciones específicas; así como la proyección de nuevos trabajos de investigación científica.

Referencias:

  • Lazar, R., Howard, V., Kernan, W., Aparicio, H., Levine, D., Viera, A., Jordan, L., Nyenhuis, D., Possin, K., Sorond, F., White, C. (2021) A Primary Care Agenda for Brain Health: A Scientific Statement From the American Heart Association. Stroke, DOI: 10.1161
  • Organización Mundial de la Salud (2020) Demencia. Organización Mundial de la Salud. Sitio oficial: who.int. Recuperado de: who.int
R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.