Personalidad y metas: Estudio halla correlaciones

Estudio evalúa a estudiantes de Berkeley durante más de 20 años y halla correlaciones entre rasgos de personalidad y grandes metas vitales.

Durante su vida, el ser humano se plantea distintos objetivos que determinan sus acciones y hacia dónde estás van encaminadas.  Algunos de estos propósitos responden a necesidades inmediatas, mientras que otros apuntan a aspiraciones a largo plazo. En el extremo de estas últimas, se encuentran las grandes metas, las cuales brindan estructura a las conductas y decisiones de los individuos, ayudándoles a seguir un plan general en su vida. Un grupo de investigación, interesado en esta cuestión, se dio a la tarea de averiguar la relación que existe entre la personalidad y las grandes metas. De esta manera, analizaron la forma en que ambas entidades evolucionaron en un grupo de personas adultas a lo largo de más de 20 años, así como la influencia que los cambios en cada una de estas dimensiones tiene sobre la otra.

Contenidos relacionados:

Publicación y participantes

El trabajo fue realizado por investigadores e investigadoras de las Universidades de California-Davis, Buffalo e Illinois Urbana-Campaigne; y fue publicada en agosto del año 2020 en el Personality and Social Psychology Bulletin. En él, se evaluaron durante un periodo de más de 20 años a estudiantes de primer semestre que entraron en la Universidad de California de Berkeley en 1992; con una edad promedio de 18.6 años en ese momento. Originalmente, la muestra contaba con 508 participantes; sin embargo, transcurridos 24 años, momento de la última medición, solo la mitad pudieron ser contactados. Por ello, el estudio finalmente solo contempló 251 sujetos. Esta última muestra fue diversa en sexo y etnicidad.

Variables estudiadas

La cuantiosa información que existe sobre el desarrollo de la personalidad y las metas de vida, hace pertinente la descripción dada por los autores y autoras de las dimensiones estudiadas.

Las grandes metas de vida son definidas como metas específicas que una persona posee para moldear su contexto vital, establecer estructuras vitales generales, y ayudar en la persecución y mantenimiento de sus más amplias aspiraciones y valores generales.

Estas fueron organizadas en siete dominios:

  • Estéticas: querer desarrollar conductas creativas y artísticas.
  • Económicas: querer tener una carrera exitosa y tener dinero.
  • Familiares o de relación: querer emparejarse y tener una familia.
  • Hedonistas: querer divertirse y experimentar placer.
  • Políticas: querer tener influencia en asuntos públicos.
  • Religiosas: querer participar en instituciones religiosas.
  • Sociales: querer ayudar a personas con necesidades.

Por su parte, la personalidad fue considerada de acuerdo a la teoría de los cinco grandes rasgos, que la considera integrada por cinco dimensiones:

  • Extraversión
  • Amabilidad
  • Responsabilidad o escrupulosidad
  • Neuroticismo
  • Apertura a la experiencia

Preguntas de investigación

Una de las grandes fortalezas de la investigación citada es que se centra en el periodo que va de la adultez temprana a la mediana edad. Esta es una fase crítica en el desarrollo de la personalidad y las metas por igual; ya que en ella se comienzan a seguir los objetivos personales, enfrentándose al éxito o al fracaso de los cometidos cotidianos.

Para realizar esta actividad, se formularon tres preguntas de investigación:

  1. ¿Cuál es la estabilidad del orden jerárquico de los cinco grandes rasgos de personalidad y los principales objetivos de la vida desde los 18 a los 40 años?
  2. ¿Qué tipo de cambios de nivel medio ocurren en los cinco grandes y en los principales objetivos de la vida entre los 18 y los 40 años?
  3. ¿Cómo se desarrollan conjuntamente los cinco grandes rasgos de personalidad y los principales objetivos de la vida a lo largo del tiempo?

La estabilidad del orden jerárquico se refiere a la coherencia en el orden relativo de los individuos en un constructo a lo largo del tiempo; mientras que el cambio de nivel medio describe cambios absolutos en un constructo a lo largo del tiempo.

Evaluación de la personalidad y las grandes metas

Las y los participantes fueron objeto de distintas evaluaciones en relación con las variables estudiadas -personalidad y metas de vida- en diferentes periodos de tiempo:

  • Los cinco grandes rasgos de personalidad fueron evaluados a través del Inventario NEO-Five Factor de 60 ítems (NEO-FFI). Dichas mediciones fueron realizadas en tres momentos: una semana después de ingresar a la Universidad, en su año final y 20 años después de salir de la escuela -24 años después de la primera evaluación-.
  • Las grandes metas de vida fueron evaluadas en siete ocasiones: una semana después de ingresar a la universidad, después del primer semestre, después del primer año, en el segundo año, en el tercer año, en el año final y 20 años después de salir de la universidad -24 años después de la primera evaluación-. En cada una de estas sesiones se le solicitó a las y los participantes que jerarquizaran en orden de importancia de 23 a 25 grandes metas expuestas; las cuales pertenecían a alguno de los siete dominios considerados.  

La personalidad y las metas se mantienen constantes a lo largo del tiempo

A partir de las evaluaciones y el análisis estadístico, los investigadores e investigadoras encontraron que, en general, los rasgos de personalidad se mantenían constantes en relación con su orden jerárquico a lo largo de las dos décadas que duró el estudio. De manera específica, fue el rasgo de neuroticismo el que mostró menos estabilidad, mientras que la apertura a experiencias fue el que conservó mayor constancia.

Asimismo, las grandes metas mostraron gran estabilidad a lo largo del tiempo; siendo las metas de tipo hedonistas las menos constantes y las vinculadas con la familia y las relaciones, las más estables.

A partir de estos datos, es posible establecer que, aunque hayan existido cambios significativos en cada uno de los rasgos de la personalidad y en la importancia que le brindan los participantes a cada tipo de meta; como dimensiones en conjunto, ambas variables se mantienen estables. Es decir, que los sujetos conservan un perfil similar en la mediana edad al que tenían al comienzo de la vida adulta; y actualmente dan prioridad a objetivos de la misma clase de los que daban al salir de la Universidad.

Las personas se vuelven más amables y responsables con el tiempo

El análisis de cada uno de los rasgos por sí mismos mostró que, por lo general, existe un incremento en las dimensiones de amabilidad y responsabilidad en los individuos estudiados, así como una disminución en neuroticismo; mientras que los rasgos de apertura al a experiencia y extraversión no cambiaron significativamente.

Para los investigadores, estos resultados están en armonía con la idea de que las personas suelen madurar con el tiempo, adquiriendo un mayor control sobre sus emociones, y mostrando una conducta más afable y prudente.

Con el tiempo, las grandes metas de la vida pierden importancia

Uno de los datos más interesantes extraídos de este trabajo, es el hecho de que todas las categorías de las grandes metas sufrieron una disminución en la última evaluación. Considerando este dato, junto con la constancia observada en esta dimensión como un todo, significa que los sujetos no sustituyeron una aspiración por otra de diferente tipo, sino que simplemente perdieron interés en las grandes metas de la vida.

Ante esta información, los autores y autoras del trabajo suponen que dicha tendencia puede deberse a diversos factores. Es posible que en sus 40 años, las personas ya hayan logrado algunos objetivos relacionados con los grandes propósitos, por lo que estas metas pierden poder como aspiraciones rectoras de su conducta. También es posible que la experiencia les haya guiado a la conclusión de que estos objetivos no son posibles de alcanzar o que se encuentran en conflicto con otros propósitos más inmediatos, por lo que los han abandonado o relegado a un segundo término.

La personalidad se relaciona con las grandes metas elegidas en la vida

Esta investigación también logró encontrar una relación entre las variaciones en la personalidad y la elección de las grandes metas en la vida. Esto es, que cada uno de los rasgos de la personalidad podía asociarse con determinados tipos de estos objetivos. De esta forma, se encontró lo siguiente:

  • Personas que registraron mayor extraversión a lo largo del tiempo tendían a dar mayor importancia a metas de tipo hedonista.
  • Los sujetos que se volvieron más amables solían preferir metas de tipo social.
  • Aquellos voluntarios que desarrollaron mayor consciencia y responsabilidad se enfocaron en metas de tipo económico y de tipo familiar.
  • El desarrollo de mayor apertura a las experiencias con el paso del tiempo significó una predilección por metas de tipo estético, hedonista y social; mientras que significo dar menos importancia a metas de tipo religioso.
  • Aunque en menor medida, las personas que tendieron a ser más neuróticas mostraron inclinarse por metas de tipo estético.

Ante estos resultados, los investigadores e investigadoras concluyeron que, de cierta forma, la personalidad de una persona determina los tipos de metas de la vida que se valoran y, como resultado de perseguir esas metas, la personalidad puede cambiar.

Una inspiración para el futuro

Los resultados de esta investigación constituyen una aportación muy importante al estudio de la personalidad; brindando datos que no solo son valiosos a nivel teórico, sino que además pueden encontrar una gran gama de aplicaciones prácticas. No obstante, y como los mismos autores y autoras aclaran, la población analizada está conformada por estudiantes de una institución educativa americana prestigiosa, lo que dificulta la generalización de las conclusiones obtenidas en personas con un menor nivel educativo u origen.

Esto no significa que dicho trabajo tenga menos valor. Por el contrario, constituye una fuente de inspiración y un ejemplo que debiera ser seguido por instituciones de todo el mundo en el diseño de investigaciones similares. Solo a partir de la aplicación de estos principios en otros contextos socioculturales será posible la corroboración de estos hallazgos, o bien, encontrar nuevas respuestas a las interrogantes propuestas.

Referencias:

Atherton, O., Grijalva, E., Roberts, B., Robins, R. (2020) Stability and Change in Personality Traits and Major Life Goals From College to Midlife. Personality and Social Psychology Bulletin. Recuperado de: www.researchgate.net

R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.

Artículos diarios sobre psicología, neurociencias y salud para profesionales, estudiantes y mentes inquietas

CONTENIDO RELACIONADO

R. Mauricio Sánchez
Licenciado en Psicología por la Facultad de Ciencias de la Conducta de la UAEMex (México). Experiencia docente y en atención clínica en entidades privadas y públicas, como el Instituto de la Seguridad Social. Editor adjunto y redactor especializado en Psicología en Mente y Ciencia.